Ɖï̤αηα δεღαяïα

Vocal Artist

Te doy la bienvenida a mi Web Oficial!/ Welcome to my Official Website!

Artista española emergente en

la Música y las Artes Escénicas

Accede también a mi web Desconciertos en inglés / Please feel free to switch to my English site «Disconcerts»

▫️◽️◻️ ⬜️ 

Ɗ🧩construcción & ƧonoridᎯ

⬜️ ◻️◽️▫️

🔮Ꮨrte Ꮛsotérico Ꮛxperiment∀l 🔱

  

🔥

👁

Mis espectáculos en un futuro próximo tendrán tecnología adaptada a personas sordociegas y/o con otras disfuncionalidades auditivas y visuales.  

Dicen que el amor es ciego, la voluntad sorda y la libertad de elección no tiene ni pies ni cabeza.

Me gustan estas personas porque, además de tener que adaptar sus vidas a un mundo que no está pensado a su medida, al igual que los artistas perciben la vida de otra forma diferente, y eso es muy bello.

Piensa en qué significado puede tener para ti una caricia… un perfume…

¿Y un susurro?

Encuentra tu propia medida sensorial.

El termómetro de las emociones.

¿Quieres saber más? Haz click en el ojo.Softlab

 

La Pintora ciega. Die blinde Malerin. (Cortometraje)

 

Estimulación sensorial y Aprendizaje Sensorial en la infancia (entrevista a arterapeuta)

 

El lenguaje del tacto

 

Convención 13/22/2006 de la ONU sobre personas con diversidad funcional, a la que España se adhiere el 3/5/2008

 

Sensorialidad olvidada. (Microdocumental)

 

 

Por un mundo 100% accesible.

La Asociación Española de Normalización UNE es el  único Organismo de Normalización en España y como tal ha sido designado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad ante la Comisión Europea. En este sentido, UNE es el representante español en los organismos internacionales ISO/IEC y en los europeos CEN/CENELEC siendo, asimismo, el organismo nacional de normalización de ETSI.

Artista multidisciplinar

Actriz, cantante, compositora, arterapeuta y emprendedora.

Titulada en Arte Dramático por el Laboratorio Teatral William Layton de Madrid.

Licenciada en Derecho. Máster en Práctica Jurídica. Colegiada ejerciente por el ICAM. Abogada especialista en jurisdicción voluntaria (Ley 15/2015 de 2 de julio) y propiedad intelectual. Num.Col. 92022

 

Autora Creadora del proyecto escénico Desconciertos

… que son la puesta en escena del disco (en fase de autoproducción) 

Deconstrucción

La Deconstrucción comienza por la autodestrucción. El miedo limitante nos impide avanzar hacia el puzzle perfecto de nuestras vidas. Y existe, en el espacio vacío. En el tiempo infinito. En los silencios llenos de contenido y en los subtextos que podemos leer entre líneas.

Es una decisión. El autómata no puede concebirla. Es un reto. Un acto de valentía. Es un renacimiento y un orgasmo vivencial. El despertar de la kundalini a una nueva Conciencia.

Y siempre con conciencia de Sonoridad.

Un DesConcierto es un acto íntimo. Es una elegía por una pérdida, pero a la vez un canto a la vida. Es mi forma de aferrarnos con uñas y dientes a la vida teniendo presente ese otro mundo que nos acompaña. El aquelarre de lo intangible. Quememos la hoguera de la desidia, el desánimo y la victimización para respirar el incienso de la autorrealización y abrazar el invierno de la esperanza.

¿Qué significa deconstruirnos ?

Se trata de que transitemos juntos un camino, « un viaje del yo y su alter ego por el subconsciente». Comenzamos ese camino mirando nuestro propio reflejo y le decimos adiós…

Un viaje iniciático.

Deconstruimos nuestros sentidos.

Nos liberamos. Nos encontramos.

 

Esta soy yo…

 

Una breve presentación para que sepas qué es lo que hago, cuál es mi talento diferencial y qué puedo aportarte compartiendo la esencia de mi Ser y de mi Obra aquí contigo. 

Como profesional de las artes escénicas soy actriz, bailarina, cantante y compositora. Llevo muchos años estudiando, formándome, invirtiendo en cursos, talleres y ganando experiencia en diversos escenarios para prepararme para la Creación.

 Egresada en 2014 del Laboratorio teatral William Layton, con mi título de Arte Dramático en mano, comencé a actuar aisladamente como actriz profesional y a colaborar en diversos medios mientras lo compaginaba con cursos de reciclaje profesional y otros trabajos “alimenticios” como formadora de inglés, preparadora de puesta en escena ante Tribunales de oposiciones, coach, abogada, asesora jurídica, consejera de branding, cantante de orquesta, desarrolladora de startups y asistente de servicio técnico en el departamento de customer care de una multinacional tecnológica.

Unos años más tarde la inspiración se posó como una bendición en mi frente, en mis oídos y en el ritmo de mi cuerpo.

Y fue así tal cual, como un regalo del Cielo, que empecé a crear mis canciones originales en 2016.

Cuando empecé a componer, de forma intuitiva pero ya consciente, me di cuenta del don que había estado dormido tanto tiempo. De pequeña siempre había hecho algo denominado escritura automática. Consiste en dejar volar la imaginación o la percepción en momentos en que sientes un estado natural de profunda conexión contigo misma. Y de repente la hoja en blanco se empieza a llenar, como si alguien te dictara literalmente un texto. Y no sabes lo que estás escribiendo hasta que terminas y lo lees. Y entonces ves que lo que has escrito tiene lógica y sentido. Esta actividad la practiqué durante mi infancia por muchos años. Para mí era infinitamente divertido, y pensaba que todo el mundo lo hacía. No me planteaba la posibilidad de lo contrario. Un día me di cuenta de que había dejado de hacerlo. Tampoco le di importancia. No era algo voluntario, venía así, sin más.

Al cabo de los años, por la época en que ya vivía en Madrid, un día que regresé a Alicante a casa de mis padres por vacaciones estando en la biblioteca del sótano volví a sentir esa sensación, ese fuego interno. Y cogí la grabadora sin saber muy bien lo que estaba haciendo. Entonces empecé a cantar… y seguí… y seguí, y seguí hasta el final. Cuando escuché lo que había grabado era una canción completa, con estrofas y estribillo. La llamé Vuelve ya. Corriendo subí al piso de arriba a enseñársela a mi madre:

Mamá, mamá! Escucha lo que he grabado!

De quién es, hija?

Má-ma, me la acabo de inventar!

Mi madre me miró como miran todas las madres a sus hijas cuando están fantaseando y tienen la cabeza en las nubes, no importa si eres un mico de 6 años o una mujer independiente de 30.

Pero cómo va a ser tuya si es muy bonita! Es de esta cantantea verme suena, me suena, la la la… –tarareandoMiiiiCanción De quién es? -decía ella para sí misma- mmmm ya te lo diré cuando me venga.

-Que no, má-ma, que es mía!!! Me acaba de salir ahora mismo en el sótano, ahora mismito! Ha sido en un abrir y cerrar de ojos.

Evidentemente mi madre no me creyó. Así que yo también empecé a dudar. Quizás estaba memorizando una melodía que escuché hace tiempo. O había sido una inspiración fugaz y aislada. Pero no. No fue así. Después de esta vinieron fragmentos a los que yo no hacía caso, y luego empecé a soñar con música! Hasta que un día, después de una pequeña discusión sobre el riesgo de dispersión y fracaso si no me decantaba por la música o la interpretación, mientras cocinaba, una melodía empezó a colarse en mi cabeza… igual que en la ocasión del sótano, tenía letra. Así que agarré el móvil y empecé a grabarme. Así nació «Por Ti».

Entonces recordé a la pequeña Diana en su cuarto lila y verde escribiendo con los ojos cerrados y el bolígrafo moviéndose solo por los cuadernillos y me di cuenta del Don tan bonito que me habían dado. Busqué entre mis notas y encontré mi primer poema completo, Melancolía. Y lo musicalicé. Entonces recorrí varias papelerías para comprar una libreta especial a modo de grimorio mágico para empezar a tomarme en serio mi habilidad redescubierta. Este es mi Tesoro. Y ahora lo comparto contigo.

Hoy, dos años después, tengo más de 300 canciones y muchos cuadernos que cantan al abrirlos como una caja de música con una bailarina que al cerrarla deja de sonar.

Si me ves parando el mundo y pulsando el botón de record de las notas de voz, schhhh, déjame escuchar porque hay alguien susurrándome unas letras medódicas al oído.

Déjame que te diga que lo que perciben mis sentidos está amplificado como si fuese una lupa. Por eso mis DesConciertos hablan de los Sentidos. De los que somos conscientes y de los que no nos damos cuenta. Por eso trabajar en mis Desconciertos o escenas musicales teatralizadas es una proyección de mí misma más allá de los límites a los que me confina mi cuerpo.

Es un placer irresistible e indescriptible como autora y creo que puede serlo para ti como espectador/a.

Otro día te contaré la historia de los ángeles que cantaban a través de las ondas del calefactor. Pero para oírla tendrás que venir a mi DesConcierto!

 

Esta es mi historia de cuento de hadas con mi música. 

 

Espero que te haya gustado mi particular romance con las musas. Ahora te trataré de expresar más técnicamente en qué se traduce todo lo anterior. Lo que puedes ver, oír y sentir vibrar.

Mi Creación personal, racial e intimista, fusiona la música teatralizada con el gesto para crear una performance atípica, valiéndonos de sonidos percutidos, mi voz y presencia escénica.

Con la imbricación de los músicos en escena como parte de un ente orgánico y estético queremos contar una historia, un viaje por el subconsciente en constante Deconstrucción.

¿Mi Sueño? 

Tener la llave para cambiar la vida de las personas a través de mi mirada, desde la Música y las Artes Escénicas.

 

 

Podcast de Presentación por la escritora, empresaria, comunicadora y amiga

Susana López.

 

Actualmente me encuentro trabajando en mi propio proyecto escénico-musical con mi propio estilo fusionado

«flamingo jazzoul».

Una autoproducción de género flamenco, tango, rap, soul, fado, bossanova y romanzas, entre piezas de otros estilos unificados por el artesonado común de la voz desnuda y la percusión. Cada sonido percutido evoca los latidos del corazón del personaje desde el que canto cada tema.

Acompañada de toques, silencios, juegos de luz y otros elementos estéticos se hace presente la interpretación de un sentido a través de la teatralización realzando la singladura vivencial en el Desconcierto mismo.

Inocencia.

He compuesto, sin saberlo, de toda la vida, sólo que ahora soy consciente de que es un trabajo creativo que necesita expresarse en forma de música y antes lo veía más como un juego y lo atribuía a un exceso de energía e imaginación. 

Empecé a jugar con el teatro desde la infancia. En Elche me apunté a clases de flamenco, canto y ninjutsu. Ahí mordí la manzana del veneno del teatro. Primero me trasladé a Barcelona y empecé a bailar jazz, después a Madrid, donde estudié canto, danza, teatro y cine y fui desarrollando mi personalidad como actriz y cantante. Ahora en Barcelona de nuevo vuelvo a mis orígenes para deconstruirme y volver a renacer.

La toma de Conciencia. 

Para mí el Arte lo ha supuesto todo, es lo que en Psicología se denomina «Supercompensación». Realmente convertimos la flor de loto desde el fango a través de nuestra Creactividad

Dedicarme a mi vocación supuso para mí un punto de inflexión, un camino de no retorno, una coherencia de vida. 

Llega un punto en el que te das cuenta de que para ti no hay otra opción, y no tienes nada que perder aunque lo pierdas todo, porque te ganas a ti misma.

Mis padres. 

La vocación me llega por muchas vías, mi madre fue actriz de teatro de jovencita en la obra “Las salvajes de puente San Gil” y una prima de línea materna fue vedette en la época de la dictadura.

Por parte de mi madre me viene el carácter de raza y la tenacidad, de mi padre he heredado la capacidad para soñar despierta y proyectar.

Mis abuelos.

Merecen un apartado especial y único. Un ventanuco por donde se cuela el aire y hace corriente. Así aparecen en forma de flor, planta o pájaro. Cuando menos te los esperas.

Mi iaia materna recitaba versos, tocaba el piano y cantaba lírico movida por su vocación religiosa hasta que la guerra truncó sus deseos puros de novicia y su infancia de cuento. La recuerdo recitándome los versos de su primera comunión con 86 años como si acabara de recibir el santo sacramento. Mi abuela paterna fue pionera en tener tres carreras en una época en que la mujer que estudiaba era una rara avis. Las mujeres de mi familia han sido y son fuertes y luchadoras, y su historia queda en nuestra memoria genética y en el inconsciente colectivo.

Mi abuelito adoraba el baile y la música. Siempre está en la pista de baile cuando me toca tocar y aunque no toque, por los siglos de los siglos, amén. Mi iaio era jienense, y su Andalucía de raigambre ha llegado a mis versos musicalizados en forma de quejío antiguo dulcificado, para poner paz, bajar las espadas y derribar los muros entre mi presente, mi pasado y mi futuro.

Mi herencia.

El valioso legado de las generaciones que me preceden está inscrito en mis composiciones de por vida como un sello notarial que da fe de dónde vengo y adónde voy.

Ese mismo sello es el que quiero transmitir a mi generación coetánea y a las venideras para que mi voz no se apague nunca y quede siempre en el universo sonoro y en la entelequia de los porqués.

¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué es lo esencial? ¿Hay coherencia en tu vida? ¿Qué puedo hacer para mejorar? ¿Este es mi rumbo o el que me han impuesto? ¿Llevo el control del volante? ¿Estoy siendo la persona que quiero ser o en el camino de llegar a mi mejor versión?

Tu mejor versión es la única versión posible de ti mismo,

…tu versión original!

Sólo caminar.

Cada día que pasa me doy cuenta de que un camino de mil kilómetros empieza por un sólo paso. No es fácil, pero es sencillo.

Mis temas propios surgen como bocanadas de aliento, son diarios lorquianos abiertos en canal en los que el tizón es el color dominante y yo la súbdita de mis propios instintos e inspiraciones.

«Amo la música porque en cualquier parte del mundo conecta almas.

Amo el silencio que me permite escuchar más allá de la melodía de las palabras».

Ponerme los auriculares, acercar el móvil a la oreja o conectar el altavoz por bluetooth y escuchar música es un placer insanamente sano. Puede ser un acto íntimo y personal o colectivo compartido in situ o a distancia.

Y si además te lleva a imaginarte eso que escuchas… Ay! Hay canciones que al escucharlas se convierten en personas, en lugares, te teletransportan. Ese es el pretexto de una performance en directo. En el momento en que vivís la experiencia desde el público el mensaje y la sensación ya no será sólo mía. Compartida y expuesta, deja de pertenecerme, la crearemos juntos ese día a esa hora con la energía escénica vibracional de la sala, que será única e irrepetible.

Te espero si quieres para acompañarme en un viaje insólito hacia lo más profundo del ser humano. De Mí. De Ti.

Me encanta que ahora tú también me conozcas y formes parte de mi Universo Personal.